Read Belleza Inteligente Online

Authors: Carmen Navarro

Tags: #ref_guide

Belleza Inteligente

Annotation

 

Tras casi cuarenta años de profesión, Carmen Navarro se ha convertido, por derecho propio, en el principal referente del mundo de la estética. A ella recurren todo tipo de mujeres y hombres así como algunas de las celebrities de moda: Letizia Ortiz, Beatriz de Orleans, Tita Cervera, Carmen Lomana, Alaska o Mario Vaquerizo. Gracias a este libro, Carmen nos desvela sus secretos de belleza mejor guardados para mejorar nuestra cara y cuerpo: desde los cuidados que debes proporcionarle a tu piel, las tendencias que existen hoy día en el mundo de las cremas, losincombustibles en los tratamientos faciales, anticelulíticos o lociones, lo último en la medicina estética, la nutricosmética o los tratamientos de lujo, los mejores trucos para hacer frente al sol o la cosmética exprés más revolucionaria de cara a una glamurosa fiesta. Este fantástico y didáctico libro incluye, además, un capítulo completo dedicado a revolucionar el atractivo de los hombres. Sácate el máximo partido y siéntete más bella tanto por dentro como por fuera independientemente de la edad que tengas.Un auténtico fondo de armario de consejos, salud y belleza orientado a conseguir que brilles como una estrella

CARMEN NAVARRO

 

 

Belleza inteligente

 

 

 

 

 

 

 

Ediciones Planeta

 

Sinopsis

 

Tras casi cuarenta años de profesión, Carmen Navarro se ha convertido, por derecho propio, en el principal referente del mundo de la estética. A ella recurren todo tipo de mujeres y hombres así como algunas de las celebrities de moda: Letizia Ortiz, Beatriz de Orleans, Tita Cervera, Carmen Lomana, Alaska o Mario Vaquerizo. Gracias a este libro, Carmen nos desvela sus secretos de belleza mejor guardados para mejorar nuestra cara y cuerpo: desde los cuidados que debes proporcionarle a tu piel, las tendencias que existen hoy día en el mundo de las cremas, losincombustibles en los tratamientos faciales, anticelulíticos o lociones, lo último en la medicina estética, la nutricosmética o los tratamientos de lujo, los mejores trucos para hacer frente al sol o la cosmética exprés más revolucionaria de cara a una glamurosa fiesta. Este fantástico y didáctico libro incluye, además, un capítulo completo dedicado a revolucionar el atractivo de los hombres. Sácate el máximo partido y siéntete más bella tanto por dentro como por fuera independientemente de la edad que tengas.Un auténtico fondo de armario de consejos, salud y belleza orientado a conseguir que brilles como una estrella

 

 

 

©2013, Navarro, Carmen

©2013, Ediciones Planeta

ISBN: 9788427039735

Generado con: QualityEbook v0.62

Introducción

«
Si hay luz en el alma, habrá belleza en el cuerpo
»

(Proverbio chino)

 

El año 1973 fue muy importante para mí, tanto en lo sentimental como en lo profesional, y la razón por la que ahora, cuarenta años después, tengo la fortuna de compartir estas palabras contigo. Fue entonces cuando empecé a trabajar en el mundo de la estética. Cuarenta años de trabajo en los que he intentado buscar y ofrecer lo mejor y más novedoso a mis clientes.

Haber podido llegar a celebrar todos estos años es un orgullo para mí. No creo pecar de presumida (aunque ante el espejo sí que lo soy) por el hecho de considerarme una pionera de la estética en nuestro país. Han sido muchas las aportaciones en este sentido: desde la introducción de técnicas orientales en aquellos años setenta, hasta la incorporación continua de los mejores aparatos de última tecnología en la actualidad.

Pero de lo que más orgullosa me siento es de haber trasladado a la sociedad, con la complicidad de mi equipo y la ayuda de los medios de comunicación, el concepto de Belleza Inteligente. La belleza es el conjunto armónico del interior y del exterior, y la única manera de interpretarla es como un todo, de un modo holístico.

Siempre he sido partidaria del concepto del tratamiento integral, que engloba cara, cuerpo y espíritu. Para alcanzar el bienestar y la belleza uno ha de encontrarse bien por fuera y por dentro. Si la mente está llena de problemas, de estrés y de agobios, no puede funcionar bien ni ayudar al cuerpo a estar en equilibrio. Por eso me gusta la idea de que la clienta sienta que el tiempo se ha detenido durante el tratamiento que le ofrecemos y que tenga una sensación de bienestar y confort completo... al tiempo que mejoramos su rostro y su figura.

He recorrido medio mundo (sobre todo por el continente asiático) investigando, observando y aprendiendo lo que hacían los demás, y perfeccionando el arte de la estética. Todo esto, mis vivencias, mis conocimientos y mi experiencia, es lo que al fin puedo compartir con todas las mujeres, y no solo con las profesionales con las que trabajo. Así he dado forma a este libro. Con consejos e informaciones que no caducan en este 2013, sino que durarán toda la vida.

¡Cómo han cambiado los tiempos! Nunca imaginé que llegaría hasta donde he llegado. Aún recuerdo, con cariño, cuando mi padre definía mi profesión como «dedicarse a lavar caras». Y es que, por entonces, la estética no estaba muy bien vista. En cambio, para mí era un orgullo, y sigue siéndolo, ser esteticista y haber ido aprendiendo tantas cosas que me han servido para ayudar a muchas mujeres a sentirse más guapas. Shiatsu, reflexoterapia podal, stretching, rollfling, cromoterapia y así, ¡tantos y tantos cursos a los que he asistido!

También me llena de satisfacción haber llegado a ser una mujer empresaria sin la ayuda de nadie, excepto, claro, la de mi marido. Tuve la inmensa fortuna de que me avalara en mis comienzos. Y así se hizo un sueño realidad. Empezando yo sola, en casa, para ir creciendo, poco a poco, hasta llegar a tener más de cuarenta personas trabajando en mis centros. Da un poco de vértigo pensarlo.

Los avances en este tiempo han sido espectaculares, sobre todo en el uso de la biotecnología y la nanotecnología. También en la electroestética, la radiofrecuencia y los ultrasonidos. He tenido una suerte inmensa de haber vivido toda esta evolución precisamente yo, que me encanta todo lo relacionado con la investigación y el desarrollo.

Pero lo que más me ha llenado ha sido el contacto directo con las personas. Me encanta. He sido muy feliz dando masajes en cabina y sigo anteponiendo, como regla máxima, el trato directo con el cliente. Y ya lo saben los que me conocen bien, sufro deformación profesional. Allá donde pongo el ojo, pongo el análisis sobre el estado de la piel y el cuerpo. Alguna vez me han llegado a decir: «Carmen, me miras como si me estuvieras escaneando». Y sí, es cierto. Es lo que hago mejor. Lo que mejor sé hacer.

Pero no me fijo solo en los defectos. Tengo muy claro que, aunque una persona no sea guapa en el estricto sentido de la palabra (esa que no entra dentro de los cánones actuales de belleza -es muy posible que todos encajáramos como guapos en otras épocas-), si es armoniosa siempre resultará atractiva e interesante. La mayoría de los seres humanos tienen algo especial, algo que les hace bellos, independientemente del color de los ojos, la talla o altura. Y eso es lo que hay que buscar, y lo que a mí me gusta encontrar. Lo mejor de cada persona.

Si ayudando a sentirse a gusto por fuera consigo que la persona brille con más luz, habré tenido éxito con mi trabajo. Y el mismo fin tiene este libro: espero que también sirva para ello y para que se disfrute mientras se lee. Para mí es una felicidad poder compartirlo.

Y por último, mi consejo favorito: piensa siempre en presente. Da igual la edad que se tenga. El estar aquí y ahora es lo importante. Disfruta del momento.

1
cara

El rostro, tu carta de presentación

La piel: ¿qué es?

 

C
ONVIVIMOS con ella pero muchas veces no sabemos muy bien para qué sirve, ni cómo funciona. A mis centros llegan cada día decenas de mujeres con problemas en su piel, muchos de los cuales ¡se podrían haber evitado! En España hemos mejorado claramente en cuanto a interés y conocimientos sobre el mundo de la belleza, sobre todo si lo comparo con la época en la que yo empecé; en estos cuarenta años he visto cómo nacía, gracias en gran parte a los medios de comunicación, una generación de mujeres jóvenes muy bien informadas, que se cuidan muchísimo. Se nota tanto cuando una niña, señora o señor se ha cuidado... Pero todavía son bastantes las mujeres de nuestro país que no atienden su piel correctamente ni previenen los problemas. Es como si supiéramos la teoría, pero no cómo llevarla a la práctica. Y eso me da un poquito de rabia. Las profesionales de la estética siempre estaremos ahí para ayudar, pero... ¿por qué poneros, y ponernos, las cosas más difíciles? No merece la pena sumar problemas externos a los propios del envejecimiento. ¡Estos ya son bastantes! Evitar los primeros (deterioro prematuro) y corregir los segundos (deterioro biológico) puede ser tan sencillo como conocer, o aprender un poquito más, de ese órgano gigante (ya sabes que es el más grande que tiene el cuerpo humano) llamado piel. ¿Cómo funciona? ¿Para qué sirve? ¿Qué lo hace envejecer? Veámoslo.

 

PARA QUÉ SIRVE LA PIEL

 

1.
Protege
:
la piel es la primera defensa de tu cuerpo contra las enfermedades y las infecciones, al impedir la entrada de microorganismos (de ahí que sea muy importante mantener una buena higiene, pero sin que sea tan excesiva que elimine sus defensas).

 

2.
Ayuda a equilibrar la temperatura del cuerpo con el aumento/disminución del flujo sanguíneo por las condiciones que le llegan del exterior
:
frío y calor. (Veremos por qué es tan importante cambiar de cremas según las estaciones y cómo reactivar ese frío o calor ayuda a que las sustancias de las cremas penetren mejor).

 

3.
Te permite sentir
:
a la piel llegan miles de prolongaciones nerviosas sensitivas (tacto, dolor, presión...).

 

4.
¡Es tu carta de presentación!
Lo primero que miran de ti, y lo que más información da de tu persona. Por eso es tan importante tenerla luminosa y con buen aspecto.

 

CÓMO ES

 

Es un órgano vivo y activo que no deja de producir células nuevas: en el plazo de 28 días toda tu piel se ha renovado, desprendiéndose de las células más viejas. Su espesor varía entre los 0,5 mm (en los párpados, de ahí por ejemplo la importancia de utilizar productos específicos para el contorno de ojos, y no cualquiera) y los 4 mm (en el talón, zona casi exclusiva en la que usar una piedra pómez). ¿Por qué te interesa todo esto? Porque el grosor te indica la manera, más o menos delicada, en la que debes tratar tu piel. Contiene vasos sanguíneos que la nutren, terminaciones nerviosas que transmiten sensaciones al cerebro, y en lo más profundo posee glándulas sebáceas y sudoríparas a través de las cuales el cutis segrega aceites y transpira. La presencia del colágeno natural de la piel determina la firmeza de la misma (y, por ende, la presencia o ausencia de arrugas). También existe una segunda fibra importante llamada elastina, responsable de la flexibilidad y elasticidad de la piel. Con el paso del tiempo, la piel se vuelve más fina y seca como resultado de la ruptura de las fibras de colágeno y elastina. Su deterioro hace que pierda elasticidad y sea más frágil.

Cómo identificar la piel a cualquier edad

 

1.
PIEL SENSIBLE O REACTIVA

 

¿Sientes tu piel tirante? ¿Te pica? ¿Se te enrojece con facilidad con los cambios de temperatura? ¿La sientes deshidratada?

Si es así, estás definiendo una piel reactiva.

 

¿Qué ocurre con este tipo de piel?

Este tipo de problema les ocurre a personas con estrés, muy sensibles a las emociones, que no duermen bien, y, curiosamente, también le ocurre a gente muy joven. Pueden tener dermatitis, soriasis, eccemas... Cualquier exposición al sol no supone un bronceado, sino que aumenta su rojez.

 

Soluciones

Es fundamental aplicarse productos adecuados para este tipo de piel. Afortunadamente todas las casas de cosméticos tienen productos dedicados a esta cuestión. Con frecuencia llegan personas a los centros con este tipo de problema que se están aplicando productos muy activos para reafirmar, antiarrugas, efecto tensor... ¡y lo que logran es el efecto contrario! El error está en querer reafirmar la piel cuando en realidad se debe intentar primero equilibrarla para luego pasar a otro tipo de tratamientos. Es como si a un recién nacido, por querer ofrecerle lo mejor, le diéramos caviar.

El agua, los tónicos y los jabones les van muy mal. En la fase limpieza se debe utilizar la leche limpiadora y después una crema adecuada para pieles sensibles o reactivas. Y terminar siempre con un protector que defienda de los rayos UVA y de los cambios de temperatura.